Control de humedad interior en climas humedos y calurosos.

Control de humedad interior en climas humedos y calurosos.

La construcción moderna implica cambios, a los que nos debemos adecuar, necesitamos capacitarnos en forma continua para avanzar de la manera que avanzan las nuevas técnicas, y los materiales.

 

Construir con alto grado de hermeticidad hace que se necesite una renovación de aire en forma mecánica ya que muy rápidamente los parámetros de CO2 se pueden disparar a niveles indeseados, sin una entrada de aire fresco.

 

En climas húmedos como Buenos Aires donde la humedad relativa promedio en todo el año esta por encima del 70%, la humedad es un tema difícil de resolver. Uno de los mejores métodos para lidiar con la humedad es la ventilación. En climas fríos es una solución, pero no lo es para climas calurosos y húmedos. A mayor ventilación, mayor es la humedad que ingresa en la vivienda proveniente del aire húmedo exterior.

 

Cuando ventilamos con aire húmedo exterior, estamos ingresando humedad al interior, pero esta no es una carga térmica de la que impacta en la temperatura, sino que es calor latente, y no haría por si sola encender el aire acondicionado ya que no modifica la temperatura.

 

O sea que además de dicha carga térmica tenemos el calor sensible generado por el calor ganado a través de la envolvente, paredes, techos y ventanas, ganancias por luces, artefactos y también personas.

 

Cuando la construcción es tradicional, no es hermética, y el uso del aire acondicionado es alto. Cuando el aire acondicionado funciona parte del aire interior se deshumectifica.

La construcción tradicional generalmente no tiene un sistema de renovación de aire con lo cual no ingresa al interior mucho aire húmedo.

 

En viviendas herméticas, como hemos dicho necesitamos ventilar mecánicamente la misma, ingresando aire húmedo, que sumado a a la humedad generada por las personas y a la humedad ambiente, hace que los valores de humedad sean demasiado altos produciendo un riesgo alto de condensaciones interiores.

 

La única manera de lograr reducir la humedad es quitarla antes que entre a la vivienda.

 

El problema de ingresar aire caliente y húmedo y aplicarle aire acondicionado es que aumente la humedad relativa y seguramente llegue a la temperatura de rocío, produciendo condensaciones.

 

Pero la construcción moderna con gran aislación térmica y hermeticidad en su envolvente, hace que debido a las cargas sensibles (calor sensible), sea menor gracias a la eficiencia de dicha envolvente. Esto hace que el aire acondicionado se utilice mucho menos tiempo, deshumectificando menos. De ahí la necesidad de suplementar al sistema de ventilación con deshumectificadores.

 

En resumen. Un buen diseño del aire acondicionado lleva a interiores secos y permite que las paredes sequen hacia adentro, ya que al aislar mucho las paredes y hacerlas poco permeables es la única posibilidad de secado. Utilizar la justa cantidad de aire exterior para mantener sano el interior, separar la carga sensible de la latente y tratarlas en forma separada, la primera con aire acondicionado y la segunda con deshumectificadores.